Nuestro reloj de la semana es el JVD HT100.2, un reloj mural moderno con design inconfundible. De hecho, este reloj remite a un ajedrezado o a un dibujo de cuadros. Descubra con nosotros lo que hace este reloj especial.

El ajedrezado

Un ajedrezado es un motivo geométrico y simétrico, generalmente hecho de cuadrados, cuyos colores varían horizontal y verticalmente. El motivo de ajedrez más simple consiste en cuadrados tanto blancos y negros como claros y obscuros que se repiten regularmente. Una variante de este motivo es en la que se alternan más de dos colores. Los motivos de ajedrez ya se encuentran sobre los vasos griegos preclásicos y sobre los mosaicos de suelo griegos y romanos antiguos. La popularidad original de este motivo decorativo no tiene nada que ver, todavía, con el juego de ajedrez, entonces desconocido; muy probablemente él proviene de la tradición textil e de trenzado.

Schachbrett
Schachbrettmuster

Con la invención y la rápida difusión del juego de ajedrez, la popularidad del motivo de ajedrez ha aumentado considerablemente. En la Edad Media es posible encontrare motivos de ajedrez y de cuadros come fondos decorativos o como decoraciones para fachadas de iglesias. El significado detrás de la simbología de este motivo aún es un misterio. No obstante, ellos se encuentran en sistemas de reticulación y remiten – en función de la región – a un significado apotropaico. Especialmente los motivos de ajedrez elaborados que se encuentran sobre los muros exteriores, a las esquinas de los palacios, etc… pueden interpretarse como apotropaicos.

EL JVD HT100.2

Un motivo de ajedrez se encuentra, de hecho, en nuestro reloj JVD. El JVD HT100.2 tiene un diámetro de 49 cm. La caja, de la que se extienden barras largas, negras y fines y que formen una estructura radial con rayos en diversos tamaños, es en plástica y redonda. Cada rayo termina con un cristal cuadrado negro. Los cristales cuadrados también aparecen en la estructura del reloj, creando así un motive de ajedrez. Cuatro rayos muestran los índices, es decir los cuatro números arabos negros incorporados en la estructura y que reemplazan los cristales cuadrados finales. Las manecillas del reloj son doradas.